Drenaje Linfático

Drenaje Linfático Manual

El Drenaje Linfático Manual se ha convertido en una de las técnicas más populares y revolucionarias de los últimos tiempos. Se trata de un tipo de masaje destinado a estimular el sistema linfático con el fin de beneficiar nuestro cuerpo en diversos aspectos. Es considerado un masaje de tipo terapéutico, aunque cuenta con múltiples efectos estéticos, por lo que nos ayuda a nivel interno y externo.

Efectos del Drenaje Linfático Manual

El Drenaje Linfático Manual no solo está orientado al tratamiento del linfedema; además, está indicado en el caso de elefantiasis, celulitis, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía estética. Cada vez es más frecuente encontrar en los hospitales un departamento de tratamiento de Drenaje Linfático Manual. En cualquier caso, ante cualquier duda de salud siempre es necesario acudir al especialista médico. Las maniobras manuales son muy suaves y siempre indoloras para el paciente. El tiempo que dura una sesión es variable, pero nunca debe bajar de una hora si se quiere realizar un tratamiento completo o de cuarenta y cinco minutos para tratamientos específicos. El objetivo final es activar la circulación de la linfa para que no se estanque ni se sature de substancias de desecho o gérmenes nocivos. Las manipulaciones específicas del Drenaje Linfático Manual van dirigidas a favorecer el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos regionales superficiales.

Efecto drenante

Que actúa sobre los capilares linfáticos y sanguíneos y sobre el líquido intersticial.

Efecto neural

Que incide sobre el sistema nervioso sensitivo motor y el sistema nervioso neurovegetativo produciendo un manifiesto efecto sedante y relajante.

Efecto sobre la musculatura

Incide sobre la musculatura lisa de las paredes intestinales regulando el tránsito del colon (peristaltismo). Actúa también sobre la musculatura estriada ejerciendo una acción reguladora del tono de las fibras musculares, especialmente en el caso de hipertonía muscular.

Indicaciones

Hematomas.
Síndrome cervical o latigazo.
Distensiones.
Post-luxaciones articulares.
Tratamiento de rodilla después de lesiones de ligamentos y meniscos.
Rotura de fibras musculares.
Linfedemas o edemas secundarios de brazos.
Linfedemas o edemas secundarios de piernas.
Edemas postcirugía.

Cervicalgia.
Dorsalgia.
Lumbalgia.
Ciática. Lumbo ciática. Falsa ciática.

Cefalea, migrañas.
Trastornos auditivos. Acúfenos.
Síndrome de Menière.
Neuralgia del trigémino.

Copyright © 2017 All rights reserved. Diseño y programación WEBIDEAS.ES
Top